Estructura interna de la Tierra

El conocimiento que se tiene actualmente del interior de la tierra está basado en las investigaciones directas que pueden hacerse a profundidades de unos cuantos kilómetros respecto a la superficie, junto con extrapolaciones hechas a niveles más bajos. Los estudios del flujo del calor, presión geoestática, terremotos y estimaciones de equilibrio isostático revelan mucho acerca del interior de la tierra.
La tierra joven probablemente era una mezcla homogénea sin continentes y sin océanos. Mediante el proceso de diferenciación el Fe y el Ni bajaron hacia al centro de la tierra y los elementos más livianos subieron hacia la superficie y formaron la corteza.
Se puede considerar que la Tierra se divide en cinco partes: la primera, la atmósfera, es gaseosa; la segunda, la hidrosfera, es líquida; la tercera, cuarta y quinta, la litosfera, el manto y el núcleo son sólidas.
  • La atmósfera: Es la cubierta gaseosa que rodea el cuerpo sólido del planeta. Aunque tiene un grosor de más de 1.100 km, aproximadamente la mitad de su masa se concentra en los 5,6 km más bajos.
  • La litosfera: Está
    compuesta sobre todo por la fría, rígida y rocosa corteza terrestre, se extiende a profundidades de 100 km. Las rocas de la litosfera tienen una densidad media de 2,7 veces la del agua y se componen casi por completo de 11 elementos, que juntos forman el 99,5% de su masa.
    La litosfera comprende dos capas (la corteza y el manto superior) que se dividen en unas doce placas tectónicas rígidas (véase Tectónica de placas). La corteza misma se divide en dos partes. La corteza siálica o superior, de la que forman parte los continentes, está constituida por rocas cuya composición química media es similar a la del granito y cuya densidad relativa es de 2,7. La corteza simática o inferior, que forma la base de las cuencas oceánicas, está compuesta por rocas ígneas más oscuras y más pesadas como el gabro y el basalto, con una densidad relativa media aproximada de 3.
    La litosfera también incluye el manto superior. Las rocas a estas profundidades tienen una densidad de 3,3. El manto superior está separado de la corteza por una discontinuidad sísmica, la discontinuidad de Mohorovicic, y del manto inferior por una zona débil conocida como astenósfera. Las rocas plásticas y parcialmente fundidas de la astenósfera, de 100 km de grosor, permiten a los continentes trasladarse por la superficie terrestre y a los océanos abrirse y cerrarse.
  • La hidrosfera: Es la capa de agua que, en forma de océanos, cubre el 70,8% de la superficie de la Tierra. La hidrosfera se compone principalmente de océanos, pero en sentido estricto comprende todas las superficies acuáticas del mundo, como mares interiores, lagos, ríos y aguas subterráneas.
  • El manto y el núcleo: Son el pesado interior de la Tierra y constituyen la mayor parte de su masa.
    El denso y pesado interior de la Tierra se divide en una capa gruesa, el manto, que rodea un núcleo esférico más profundo. El manto se extiende desde la base de la corteza hasta una profundidad de unos 2.900 km. Excepto en la zona conocida como astenosfera, es sólido y su densidad, que aumenta con la profundidad, oscila de 3,3 a 6. El manto superior se compone de hierro y silicatos de magnesio como el olivino y la parte inferior de una mezcla de óxidos de magnesio, hierro y silicio.
    La investigación sismológica ha demostrado que el núcleo tiene una capa exterior de unos 2.225 km de grosor con una densidad relativa media de 10. Esta capa es probablemente rígida y los estudios demuestran que su superficie exterior tiene depresiones y picos, y estos últimos se forman dónde surge la materia caliente. Por el contrario, el núcleo interior, cuyo radio es de unos 1.275 km, es sólido. Se cree que ambas capas del núcleo se componen en gran parte de hierro con un pequeño porcentaje de níquel y de otros elementos. Las temperaturas del núcleo interior pueden llegar a los 6.650 °C y se considera que su densidad media es de 13.
    La tierra está construida por zonas:
    • 0-40km: corteza continental : en parte está dividida por la discontinuidad de
      Conrad, en una zona superior, generalmente se constituye de rocas metamórficas de grado medio y alto, su composición media es probablemente granodiorítica; y una zona inferior tiene probablemente una composición similar de los gabros y basaltos, es decir los elementos Si, Al y Mg, son los principales.
      Esta discontinuidad no está desarrollada en todas las partes de la corteza terrestre, normalmente se ubica en una profundidad de 15 - 25km. En montañas altas la corteza continental es más ancha y en los Alpes llega hasta una profundidad de 55km.
    • Discontinuidad de Mohorovicic: Es la división entre corteza y manto, y hasta los 900km forma el manto superior que está compuesto por una litosfera sólida y rígida, y de una astenósfera parcialmente fundida subyacente, plástica; de los 900 – 2900km forma el manto inferior.
    • Discontinuidad de Gutenberg: Es la división entre el manto y núcleo. Entre los 2900 – 5100 Km. esta el núcleo exterior líquido de Fe.; desde los 5100 – 6370km está el núcleo interior que es sólido y denso de Fe.
    En la figura podemos apreciar gráficamente lo desarrollado acerca de la estructura interna de la tierra.

    Fig. Estructura interna de la Tierra
    Fuente (W.Griem & S.Griem-Klee: "Apuntes de Geología General")

Estructura interna de la Tierra Rating: 4.5 Diposkan Oleh: Ing. Civil

0 comentarios::

Publicar un comentario