Acabado de interiores (obra fina)

El concepto de "Obra fina" comprende todo el trabajo de acabados en el interior de los edificios, como en el exterior, con la ejecución de todos los ítems o actividades necesarias para culminar la conclusión del proyecto tomando en cuenta la interacción de los materiales, tecnología y arquitectura, el mismo que estará listo para ser ocupado ofreciendo comodidad, estilo y calidad de vida al propietario.

Contrapisos

Es la estructura de piso comprendida entre el suelo natural o suelo compactado y el piso propiamente dicho. La construcción del Contrapiso responde generalmente a la sobrecarga o carga viva que soportará, la misma que se rige estrictamente a las Especificaciones Técnicas del Ítem. 

Generalmente toma las siguientes formas:

  1. En planta baja de viviendas o edificios. Soladura de piedra manzana de 12 o 15 cms, sobre ella, una capa de Hormigón simple de espesor variable de 3 – 5 – 7 y 10 cms, sobre el cual se ejecuta un acabado con mortero de espesor 3 mm. La Dosificación del Hº puede ser 1:3:3 o 1:3:4. La dosificación del mortero será 1:3.
  2. En planta alta. El contrapiso generalmente se convierte en una carpeta de nivelación de mortero de espesor 3 o 4 cms de dosificación 1:3.

Procedimiento de ejecución para el caso de planta baja

Una vez nivelado el suelo y apisonado o compactado según requerimiento del Pliego de Especificaciones Técnicas, se procede a colocar las "maestras" de piedra separadas 1 mt de eje a eje procediendo luego a empedrar para luego pasar a colocar los "Botones" con el nivel respectivo aprobado por la Supervisión. Luego se empezará el vaciado del Hormigón, jalando con una Regla metálica apoyada en los botones y terminando con el mortero un acabado fino, listo para recibir el piso definido.

El curado de este Contrapiso se hace regando con agua, una vez que fragüe, por lo menos 3 días seguidos, a objeto de evitar grietas y lograr una buena resistencia.

Herramientas

Hilo, flexo metro, nivel de mano, regla metálica, pala, picota, carretillas, nivel de manguera, Mezcladora de hormigón.

Revoques de: Estuco, Cal-cemento y Mortero de cemento.

Concluida la albañilería del muro, no es posible por razones estéticas, dejar los ladrillos al descubierto: el efecto visual sería desfavorable. La pared debe ser lisa y homogénea, para lo cual se recurre al revoque.

El revoque de muros es una operación que debe hacerse cuidadosamente, siguiendo todas las reglas que exige la técnica, a fin de obtener un acabado uniforme y vertical. Esta exigencia es porque el Revoque es la parte expuesta a la vista y que, por consiguiente, un trabajo impecable del albañil podría ser anulado por un revoque imperfecto.