Prueba hidráulica

Cómo realizar una prueba hidráulica.

Esta prueba consiste en verificar la existencia de fugas en los diferentes tramos, también para verificar las presiones en cada punto de unión utilizando un manómetro y de esta manera compararlos con los datos obtenidos mediante el cálculo.

Generalmente se realiza esta prueba en tramos menores o iguales a 400 m de longitud, o tramos en mallas cerradas de 2 o 4 mallas.

La prueba hidráulica se realiza frecuentemente verificando una presión de 1.5 veces mayor a la presión nominal o presión máxima de servicio, en redes de distribución normalmente el valor cuando se hace la prueba hidráulica es de 100 metros columna de agua.

Para hacer la prueba hidráulica en la red o en la aducción previamente tienen que estar instalados todos los accesorios como válvulas, codos, etc.

Debido a que existe un tiempo de llenado de la tubería, debe considerarse todo el tiempo utilizado antes de realizar la prueba hidráulica.

Es necesario verificar la calidad de los manómetros de manera que el indicador de presión se encuentra debidamente instalado en el correspondiente punto de control.

Es importante efectuar la medición de la presión de manera obligatoria en los dos puntos extremos (el más alto y el más bajo) del tramo donde se efectúa la prueba hidráulica.

La prueba hidráulica se debe realizar las veces que se requiera hasta conseguir resultados satisfactorios y un correcto funcionamiento del sistema en general.

En resumen la prueba hidráulica sirve para verificar las presiones verificando el correcto funcionamiento del sistema además de verificar las fugas en las uniones.

Se debe realizar al final de la prueba un informe técnico específico del trabajo realizado con el mejor detalle posible incluyendo fotografías/filmaciones como respaldo del mismo.