Revestimientos

Se define como el tratamiento especial que se aplica a las paredes interiores en baños y cocinas a objeto de impermeabilizar, dándole un acabado decorativo al mismo tiempo.

Para ello se utiliza generalmente: azulejo, cerámica, mármol, incluido sus randas.

Luego también en paredes tanto exteriores como interiores, pueden dejarse tal como quedan después de su construcción – muro visto -o bien revestirse, ya sea con fines de protección o decorativos o ambos a la vez.

Actualmente se emplean una gran diversidad de materiales para el revestimiento de paredes sobre todo con fines decorativos o de mejor acabado: madera, piedra natural o artificial, vidrio, plástico, papel, etc.

Revestimiento en baños y cocinas

El proceso constructivo de estos revestimientos, ante la aparición del "cemento cola", ha eliminado el uso del mortero con dosificación rica (1:2 o 1:3), que entre otras cosas requería un rendimiento mayor de Mano de Obra. Actualmente el método constructivo es:

  1. Aplicar un "revoque grueso" con mortero de dosificación normal de 1:5, Perfectamente a plomada, siguiendo el procedimiento idéntico a los acabados interiores, con un terminado frotachado
  2. Se aplica el cemento cola (con un rendimiento promedio de 5 kg/m2 de revestimiento) al azulejo, cerámica o mármol, (estos deben mojarse) cuyos espesores deben tomarse en cuenta para definir los niveles de acabado
  3. Se concluye el trabajo con el sellado de juntas con pastina, que es un aglomerante preparado en diferentes colores

El rendimiento de este producto es aproximadamente de 0.30 kg/m2 (viene en bolsas de 2 kg). Debemos aclarar que antes de la aparición de este producto, el sello se efectuaba con cemento blanco + ocre de color para dar el tono del piso a sellar, con el inconveniente de que el albañil se dejaba vencer con el fraguado del cemento blanco y junto a las juntas quedaba rebarbes difíciles de limpiar, consecuentemente se mostraba un trabajo mal terminado.

Revestimiento en paredes

Sea en locales interiores o exteriores se realiza con fines decorativos o artísticos, a continuación describimos el proceso constructivo de algunos de ellos, entre los más utilizados:

Revestimiento de piedra

Los revestimientos exteriores de piedra, se hacen con láminas o lajas de espesor variable, que se adosan al muro.

De un tiempo a esta parte existe una mejor oferta porque los talleres de picapedreros en Cochabamba y otros departamentos han comenzado a trabajar las piedras, en los cuales se ha logrado un buen rendimiento y variada oferta a un costo promedio de 120 Bs/m2.

Es muy común en las construcciones el revestimiento de piedra, favorecido por el estilo arquitectónico moderno.

Cuando las lajas de revestimiento son delgadas, se vinculan a la pared mediante un mortero de cemento, que al fraguar, las mantiene sólidamente en su posición. En cambio cuando son de gran espesor, su estabilidad resulta precaria, por cuanto una fuerza de volcamiento puede llegar a derribarlas. Por tanto, es necesario establecer puntos de fijación o unión con la albañilería del muro; esto se consigue por medio de grampas o grapas.

El espacio entre la Laja y la albañilería, incluso los huecos abiertos para colocar las grampas, se rellenan con mortero, estableciéndose así una vinculación de adherencia además de la fijación mecánica.

El acabado final se consigue con la aplicación de barniz para darle brillo a la estética del revestimiento.

Revestimiento de madera

Es un revestimiento para efectos decorativos que muestren un terminado elegante al interior de los ambientes. Se conocen revestimiento en Paredes, en Cielo rasos, en Aleros, etc.

Revestimientos plásticos

Este es otro tipo de revestimiento que comienza a tener aplicación, es el de Resinas plásticas, siendo una de ellas y la más preferida la bakelita. Tienen la ventaja de ser livianas, fácilmente aplicables, cortándose en diferentes tamaños simplemente con serrucho. Su escaso uso se debe a su costo alto.

Revestimientos de vidrio

Los revestimientos de vidrio, resultan muy agradables a la vista, pues presentan una superficie completamente libre de asperezas. Su uso frecuente en la actualidad, a veces permite resolver problemas de efectos de decoración. El ejemplo más conocido son las fachadas terminado con piel de vidrio, aunque su costo alto impide el uso comercial.

Revestimientos metálicos

Consisten en láminas o planchas de cobre o acero, que se aplican sobre superficies perfectamente lisas, a las que se fijan por medio de tornillos, que se disimulan luego con cubrejuntas especiales; también la cabeza del tornillo se puede gastar con piedra esmeril, hasta hacerla desaparecer. Su aplicación no es común, por su elevado costo, aunque con el tiempo pueda llegar a ser un revestimiento de preferencia, especialmente en los grandes edificios.