Filled Under:

Inspección sanitaria

La inspección sanitaria se refiere a la inspección que se realiza en las diferentes obras o sistemas, los cuales están involucrados, en nuestro caso, con agua, sistemas de captación de la misma, sistemas de tratamiento, sistemas de distribución, etc. Brinda un método directo para individualizar y señalar con precisión posibles problemas y fuentes de contaminación. También es importante en la prevención y control de condiciones potencialmente peligrosas.

La inspección sanitaria tiene como objetivo recabar la mayor información posible, y localizar problemas potenciales del lugar que se está inspeccionando. La información obtenida puede identificar fallas, anomalías, errores de operación, y cualquier desviación de lo normal, cuando la inspección es apropiadamente realizada a intervalos regulares y adecuados.

Reglas para la inspección sanitaria:

- Efectuar una observación Técnica.

- Evitar hacer comentarios.

- Registrar todo lo observado en el sistema (mediante video, fotos, reporte, etc.)

Algunos de los puntos que debemos tomar en cuenta son:

- Estado del sistema

- Aspectos que pueden influir en la calidad del agua

- fisicoquímicos

- microbiológicos

Inspección sanitaria circundante

La inspección sanitaria circundante es aquella que se realiza en forma general, haciendo una identificación de los problemas en los componentes del sistema. Esta inspección parte del entorno que influye en el punto que deseamos inspeccionar; se analiza la presencia de animales, contaminación, disposición y almacenamiento de residuos sólidos, la ubicación y disposición de baños y letrinas, etc. Esta inspección tratará de infundir criterios actuales que influirán en el punto en cuestión, también se hará una evaluación a futuro prediciendo efectos de contaminación.

Inspección sanitaria localizada

Una vez localizado el(los) punto(s) defectuoso(s) o potencialmente defectuoso(s), se procede a realizar un análisis específico del componente problema en el sistema, y así, poder mitigar el mismo.

Esta inspección se la realiza de forma inversa a la dirección del funcionamiento del sistema, haciendo un muestreo para su posterior análisis, si fuese necesario. Parte del punto de consulta para llegar al punto del problema. Es más minuciosa, estudia la protección sanitaria, la calidad del agua, etc.

Vigilancia Sanitaria[1]

La vigilancia sanitaria implica la observación cuidadosa y permanente de la seguridad y aceptabilidad de las condiciones sanitarias. Requiere un programa continuo y sistemático de inspecciones y estudios llevados a cabo en diferentes puntos del sistema analizado.

Los siguientes son algunos aspectos importantes del programa de vigilancia:

- La entidad de vigilancia, dentro de la autoridad de salud pública, debe ser la única que tenga la responsabilidad de brindar servicios de vigilancia.

- La vigilancia debe estar integrada con medidas de salud ambiental, especialmente con el saneamiento.

- La vigilancia requiere de conocimiento especializado, por lo que la entidad deberá contar con personal especialmente capacitado en materias como ingeniería sanitaria, medicina social, epidemiología, química, biología, etc.

- El sector de salud pública debe contar con laboratorios centralizados y otros servicios que puedan utilizarse ventajosamente para la conducción de programas de vigilancia.

Es esencial que se presenten informes periódicos al gobierno, con referencia a la situación de la salud pública.

[1] Guías para la calidad de agua potable, Organización Panamericana de la Salud