RECOPILACIÓN Y ANÁLISIS DE INFORMACIÓN URBANA

Demanda de Transporte

La demanda de transporte es una demanda derivada. Esto significa que el propósito de los desplazamientos de personas y cargas no es de la realización del viaje en si mismo, sino el de alcanzar un determinado destino. Una excepción a esta regla la constituyen los paseos y excursiones turísticas. En los párrafos siguientes se describirán las causas generadoras del transporte siendo casi todas ellas de origen económico y algunas de orden sociocultural.

La demanda de transporte es compleja, ya que no se trata de un único tipo de servicio que esta compuesta de diversas modalidades y calidades. La diferenciación parte del género del transporte (personas o mercancías), modo, ámbito (urbano o rural), horario de realización del viaje, día de la semana, motivo, comodidad, tiempo de viaje, etc.

La demanda de transporte se produce en ciertos y determinados espacios, siendo estos espacios los que ubican a las actividades que requieren del transporte. La calidad efectiva y eficiencia de un sistema de transporte se mide en la forma en que satisface las necesidades de las actividades referidas.

La consideración de una necesidad puede ir acompañada de un nivel de demanda fijo. La producción que se espera de un campo petrolero determina la capacidad de la tubería que transportará el producto. El nivel de servicio de una línea férrea que transporta mine­rales se basa en la estimación del ingeniero de minas de la producción anual (y de las ventas). La estimación que una industria hace de su producción y sus ventas determina sus necesidades en cuanto a utilización de los medios de transporte, propios o públicos.

El planeamiento de una ruta o servicio nuevo requiere procedimientos más complicados. Por ejemplo, las nuevas carreteras exigen un estudio de las condiciones económicas, sociales y ambientales de la región a la que se va a dar servicio, así como del impacto que se va a producir en esos aspec­tos. La nueva instalación puede disminuir el tráfico a las rutas y modalida­des existentes; puede estimular el desarrollo industrial, comercial o agrícola retardando el crecimiento en otras partes.

Hay que identificar las fuentes generadoras de tráfico y cuantificar su potencial de suministro de viajeros y carga; es preciso determinar la distri­bución del tráfico, las toneladas de carga, el número de viajeros y vehículos que se llevarán a los puntos de destino y las modalidades y rutas que se van a emplear para ese fin. Las características de movimiento máximo y su efecto en la capacidad requerida constituyen una información muy ne­cesaria. El estudio de la creación de inventarios, del análisis de los puntos de origen y destino, de los factores determinantes del movimiento, de los procedimientos de asignación del tránsito y de los modelos de distribución comunes a la planificación del transporte urbano y regional serán tratados en este capítulo.

La demanda actual se analiza y se proyecta hasta alguna fecha futura, por ejemplo a 20 años. Se establece un patrón de tránsito, real o estimado, que incluya una evaluación cuantitativa de lo que se va a transportar, cuales son sus puntos de origen y destino y el volumen de movimiento por tipo de tránsito, ruta, modalidad y terminal. Se tiene que evaluar la elección de modalidad. Se encuentran problemas para obtener datos exactos de la demanda actual; pero los problemas que implica el proyectar estos elementos a alguna fecha futura son todavía más difíciles y los resultados más inciertos.

Oferta de Transporte

La oferta de transporte esta representada por la infraestructura (plana fija). El material rodante (plana móvil) y un sistema de control. El conjunto de estos elementos determinan los costos de transporte y los niveles de servicio.