Reducción de los residuos solidos

La reducción de los residuos sólidos nos ayuda a tener un menor volumen de éstos, y así, disponerlos con mayor facilidad. Se distinguen dos tipos de reducción; la mecánica y la química.

Reducción mecánica (compactación)

La reducción mecánica se refiere a la reducción de la basura a su mínima expresión para que ésta no ocupe un volumen exagerado en su estado suelto, dicha reducción se la realiza mediante el empleo de maquinarias de compactación.

Reducción química (incineración)

La reducción química se refiere a la reducción de la basura mediante la incineración con una previa clasificación de los residuos, ya que pueden existir, en dicha basura, agentes tóxicos que, incinerándolos, producen mucho más daño al medio ambiente.

Dentro de la reducción química se distinguen la combustión y la pirolisis.

Combustión

La combustión se define como la reacción química del oxígeno con materias orgánicas para producir compuestos oxidados, acompañados por emisión de luz y una rápida generación de calor. En presencia de oxígeno en exceso y bajo condiciones idóneas, la combustión de la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos puede representarse a través de la siguiente reacción:

Materia orgánica + Oxígeno en exceso

-->

N2 + CO2 + H2O + O2 + Cenizas + Calor

Se utiliza el oxígeno en exceso para asegurar la combustión total. Los productos finales derivados de la combustión de los residuos sólidos urbanos, incluyen gases calientes de combustión (compuestos principalmente de nitrógeno (N2), dióxido de carbono (CO2), agua (H2O, gases de chimenea) y oxígeno (O2)) y residuo no combustible. En la práctica también estarán presentes, según la naturaleza de los materiales residuales, pequeñas cantidades de amoníaco (NH3), dióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NOX), y otros gases.

Pirolisis

Pirolisis es el procesamiento térmico de residuos en ausencia total de oxígeno y se usa para convertir los residuos sólidos en combustibles gaseosos, líquidos y sólidos. Como la mayoría de las sustancias orgánicas son térmicamente inestables, pueden romperse en fracciones gaseosas, líquidas y sólidas, mediante una combinación de cracking térmico y reacciones de condensación en un ambiente libre de oxígeno.

Las tres fracciones de los componentes más importantes que resultan de la pirolisis son:

- El flujo de gas que contiene principalmente hidrógeno (H2), metano (CH4), monóxido de carbono CO, dióxido de carbono (CO2) y diversos gases.

- El flujo de alquitrán y/o aceite.

La carbonilla que está compuesta de carbono casi puro.

Reducción de los residuos solidos Rating: 4.5 Diposkan Oleh: Ing. Civil

0 comentarios::

Publicar un comentario