Período Pérmico

Este es el último período o sistema de la Era Paleozoica y también el ultimo en describirse. Lleva el nombre de una provincia rusa llamada Perm, por que allí fue reconocido por primera vez, entre el recodo del Rió Volga y los Montes Urales.

Comenzó este periodo hace unos 275 millones de años y duro unos 50 millones de años.

En el oeste de Europa este sistema esta desarrollado principalmente por rocas de origen continental, mientras que en el lugar citado en Rusia esta constituido por rocas de origen marino.

Tanto en su desarrollo terrestre como también marino este periodo es una continuación del Carbonífero, hasta contienen en algunos lugares, cantidades explotables de carbón de piedra. La flora y la fauna son bastante parecidas, razón por la cual algunos geólogos propusieron unirlo junto al Carbonífero y llamarlo el período Antracolitico, cosa que no prospero, reconociéndose hoy en día su categoría de periodo independiente.

Rocas de este sistema no tiene gran desarrollo en Europa. Más frecuentes son los afloramientos en Asia (China, Japón, Isla de Timor) y en Australia.

El desarrollo tal vez completo se encuentra en los Estados Unidos, principalmente en el Estado de Texas y el norte de México. En Sudamérica, son ante todo Perú y Bolivia que cuentan con un buen desarrollo de este sistema, Argentina posee también un desarrollo discreto del mismo.

Casi igual que durante el Carbonífero el clima del Pérmico era tropical circunstancia que favoreció mucho al desarrollo de la vida.

En el ambiente continental se observa un cierto probrecimiento de la flora.

Muchas de las plantas arborescentes del periodo anterior desaparecen, pero notamos la aparición de otras formas importantes.

Presenciamos en el Pérmico el primer desarrollo importante de los primeros reptiles. Aunque muchos de estos seguían viviendo en o junto a los pantanos, los reptiles se independizan notablemente del ambiente acuático. Su piel ya no se seca en el aire como ocurre con los anfibios, como las ranas y sapos, ponen sus huevos no en el agua, sino los entierran en la arena, sus crías carecen branquias, pues desde su nacimiento respiran el aire.

En el ambiente marino la vida era igualmente abundante. Los trilobites van desapareciendo hacia fines de este periodo sin dejar descendencia. Los braquiópodos producen nuevas formas de tamaño bastante grande, lla­mados Productidos, muchos de estos llenos de espinas. Los moluscos adquieren formas nuevas, sobre todo en los cefalópodos y gastrópodos. En las aguas tropicales se formaron extensos arrecifes de corales, formados no solamente de corales, sino de colonias de briozoos, algas calcáreas, braquiópodos sedentarios, etc.

Es notable la proliferación de las Fusulinas durante el Pérmico son estas unos foraminíferos que segregan una conchilla calcárea de forma alargada, más gruesa en medio, que se asemeja a granos de trigo.

Las rocas pérmicas en Bolivia están en su vivo contraste con las rocas Paleozoicas

Pre-pérmicas. Las rocas más antiguas, es decir desde el Cámbrico hasta el Carbonífero son casi exclusivamente clásticas o dentrícas que carecen completamente de rocas de carbonatos, de origen químico.

Es decir antes del Pérmico no se presentan rocas calizas o dolomitas.

Esto se debe a que los mares del Paleozoico inferior y medio en Bolivia eran mares fríos porque las calizas se forman solo en aguas calientes.

Los lugares donde afloran las rocas Pérmicas en Bolivia no son tan numerosos.

Citaremos la Isla del Sol y la Península de Copacabana, la Isla de Cumaná; Mina Matilde, entre Escoma y Charazani; Yaurichambi (ver fig.), Colquencha; Yaco, El Porvenir (Luribay) y otros en el departamento de La Paz. En Cochabamba: Apillapampa, Pusa Pusa, Cerro Lamarani. Torotoro en Potosí y Zudañez en Chuquisaca completan el cuadro.

Los primeros fósiles Pérmicos de Bolivia han sido hallados en la localidad de Yaurichambi, allá por los años 1836 por el sabio naturista Alcides d’Orbigny. El lugar esta a 46 kilómetros desde el Alto de La Paz a unos 300 metros del camino La Paz Copacabana, y consiste de dos cerros a la izquierda del camino. En 1842 d’Orbigny publico la descripción de casi treinta diferentes fósiles con sus ilustraciones, estos fósiles bolivianos eran de los primeros que se publicaron en el mundo, de manera que sus fósiles se utilizan por doquier. Los mas notables eran el Spirifer cóndor, hoy Neospirifer cóndor (ver fig.) y el Productus cora, hoy Linoproductus cora (ver fig.).

Dos fábricas de cemento utilizan calizas Pérmicas para la elaboración de cemento: la fabrica de cemento de Viacha, lleva la caliza de las canteras de Colquencha, y la de la fabrica COBOCE de Apillapampa. Las calizas de Yaurichambi, de la Península de Copacabana y de las otras localidades ya citadas mas arriba representan una valiosa reserva para el futuro.

clip_image002

Spirifer cyclopterus

El cuerpo se diferencia del de los demás espiriféridos por una notoria forma globosa. La valva peduncular normalmente se conforma por 5 a 7 costillas, la acanalación media se proyecta ligeramente hacia adelante.

Pérmico inferior. Yaurichambi (La Paz)

Fig. Spirifer cyclopterus Pérmico inferior. Yaurichambi (La Paz)

clip_image004

Neospirifer condor

Conchas típicas del pérmico, las finas costillas y líneas de crecimiento le proporcionan una elegante ornamentación. Al ser abundantes se puede ver la ontogenia completa de esta especie, desde los jóvenes que miden escasos milímetros, hasta los mas grandes que superan los 10 cm. de envergadura.

Pérmico inferior. Apillapampa (Cochabamba)

Fig. Neospirifer condor Pérmico inferior. Apillapampa (Cochabamba)

clip_image006clip_image008

Linoproductus  cora

Las conchas pueden ser pequeñas o grandes, en las formas adultas la valva braquial es plana, mientras que la peduncular es convexa, posee varias líneas de crecimiento marcadas, y proyecciones laterales en la valva peduncular sobre el eje de la charnela.

Pérmico inferior. Irpa Irpa (Cochabamba)

Fig. Linoproductus  cora Pérmico inferior. Irpa Irpa (Cochabamba)

Período Pérmico Rating: 4.5 Diposkan Oleh: Ing. Civil

0 comentarios::

Publicar un comentario