RECOPILACIÓN DE DATOS: ESTUDIOS DE ORIGEN‑DESTINO

Objeto y Fundamento de las Encuestas de Transportes

Una manera obvia de obtener información acerca del flujo del tránsito consiste en contar el número real de personas, vehículos, trenes, aviones o autobuses que llegan, salen o pasan por un punto dado. Esos cómputos se pueden efectuar manualmente, mediante contadores o registros operados a mano o con la ayuda de contadores automáticos.

Los aforos de tráfico permiten conocer cómo es utilizada una determinada red viaria, de la misma forma que mediante el recuento de los viajeros en un sistema de transportes colectivos, puede determinarse el uso que se hace de unos determinados medios.

En las etapas iniciales de los estudios de tráfico, los datos obtenidos de la simple medida del uso de las vías se consideraban suficientes para servir como base para la prognosis de la evolución de la demanda a mediano y largo plazo. Pero se pudo comprobar que esto no es así, siendo necesario, profundizar más en el conocimiento real de la demanda, analizando sus características y objetivos, así como su relación con otras circunstancias de una ciudad o de una zona rural. Ello es posible mediante las encuestas que normalmente se denominan de origen y destino.

El fundamento de las encuestas de transporte estriba en el hecho comprobado de que los viajes realizados por un determinado grupo de personas -en cuanto a su forma física y en cuanto a sus objetivos‑ se repiten con gran similitud día a día. Las encuestas tratan de identificar la forma en que durante un día típico, una muestra representativa de cierto grupo de personas realiza sus viajes cotidianos. Partiendo de los datos su­ministrados por la encuesta, es posible deducir cómo se producen los viajes en un área determinada.

En todo el mundo y especialmente en los Estados Unidos se ha venido realizando desde hace mas de 50 años un gran número de encuestas de transporte de todo tipo, habiéndose depurado notablemente una técnica, de la que dependen en gran parte los complicados procesos de planeamiento del transporte, especialmente en las grandes ciudades. Para la realización del Plan Maestro de Vialidad y Transporte de la ciudad de Cochabamba se realizaron tres tipos de encuestas las cuales fueron: encuestas para la circulación privada, encuestas en fuentes de trabajo y encuestas en el transporte público. No se trata generalmente de conocer opiniones ni de realizar preguntas hipotéticas, sino de recoger, clasificar y analizar convenientemente hechos comprobados, de cuya consideración objetiva se deducen los resultados de la encuesta.

Las encuestas suelen denominarse de origen y destino porque uno de los datos que recogen es el origen y destino de los viajes. En las primitivas encuestas eran éstos los datos que fundamental y casi únicamente se buscaban, pero en la actualidad y sobre todo en las encuestas internas destinadas a analizar los problemas de transporte en las grandes áreas urbanas, en cuyos estudios la prognosis está basada en la elaboración de modelos matemáticos, se consiguen otros datos de análogo o mayor interés.

Tipos de Encuesta

Las encuestas de transporte tratan de recoger información, a través de una muestra, sobre viajes de vehículos o de personas realizados en un área. Esto puede servir ya para una primera clasificación de las encuestas.

Pero la diferencia mas clara, aunque tiene una cierta relación con lo anterior, se establece por la forma de realizar la encuesta, que generalmente es una de las siguientes:

1. Encuesta de conductores. Se usa el interrogatorio directo al usuario, preguntándole básicamente el origen último y el destino inmediato. Esta encuesta se hace, principalmente, con el conductor cuando transita en su camino.

2. Método de la tarjeta postal. En este se proporciona una tarjeta, debidamente timbrada, a los usuarios y se les pide llenen los datos solicitados y la devuelvan por correo.

3. Identificación de placas. Mediante la investigación de registro de las placas de los automóviles se deduce su origen y se anota el destino según el lugar donde están estacionados. Pueden también tomarse los números de las placas en la entrada y la salida de la zona en donde se hace el estudio, en periodos de 15 minutos. Basta con tomar los tres últimos números de la placa.

4. Encuestas a domicilio. Es el estudio que arroja los resultados más completos. Mediante muestreo de las unidades de habitación, se determinan los viajes, método y propósito de traslado, paradas intermedias, etc. Usualmente se complementa esta encuesta con un muestreo de encuesta de conductores, para cubrir el movimiento externo a la zona de estudio.

Mediante recuento de volúmenes de tránsito se obtiene la base para inflar los volúmenes de viajes de la encuesta.

clip_image001

Representación grafica de un estudio de origen y destino efectuado en la ciudad de San Francisco, California. Las líneas de demanda de movimiento indican que arterias merecen atención preferencial para beneficio de los usuarios (Ingeniería de Tránsito - Rafael Cal y Mayor).

Estos estudios deben realizarse en días normales de la semana, de 7:00 a.m. a 7:00 p.m.. En muchas ocasiones es suficiente hacerlo de 7:00 a 9:00 a.m. y de 4:00 a 7:00 p.m.. Conviene hacerlos en sábado y domingo cuando se trate de rutas de tipo turístico.

En una zona urbana las encuestas, por lo general, se llevan a cabo perimetralmente, a través de estaciones de encuesta estratégicamente seleccionadas. Pude haber hasta dos “cordones” concéntricos de estaciones de encuestas en la zona en estudio.

También es usual clasificar las encuestas en internas y externas. Las primeras estudian el tráfico dentro de los límites de un área urbana mientras que en las externas se estudia fundamentalmente la conexión de un núcleo con su entorno exterior, en general analizando el tráfico que cruza un anillo que lo rodea.

La entrevista domiciliaria se considerará con más detalle en las páginas siguientes debido a la importancia que tiene este tipo de encuesta.

Entrevista Domiciliaria

La información se registra en cuestionarios que se refieren a los hábitos y necesidades de trans­portación de cada individuo de la familia, abarcando el periodo de 24 horas. Véase la figura 6.4. Cada viaje realizado (o por realizar) durante ese perio­do de 24 horas se anota en un renglón diferente incluyendo los puntos de origen y destino, la ruta, el propósito del viaje, quién lo va a realizar y el medio de transporte que usara: automóvil propio, como pasajero en otro automóvil, autobús, taxi, tren local o servicio rápido. Los entrevistadores visitan cada casa de la manzana (o cada décima o trigésima casa, depen­diendo de la densidad y del tamaño de la muestra) y llenan el cuestionario haciendo preguntas personales. El tamaño de la muestra ha variado entre el 1 y el 25 por ciento, según el tamaño de la ciudad y de la distancia a la zona central. En la encuesta efectuada por CATS en 1956 se visitó cada trigésima unidad habitacional. Las formas del cuestionario se pueden enviar también por correo o entregarse en las estaciones y puntos de verificación. El resultado de la encuesta por correo rara vez es satisfactorio o completo, e inútil en el caso de aquellos que tienen dificultades para leer y escribir.

Los datos del cuestionario se transfieren a tarjetas o cintas perforadas, para su clasificación y análisis por medio de computadoras digitales. La clasificación manual es lenta y pesada, salvo cuando se trata de unos cuan­tos cuestionarios. Las correspondientes tabulaciones del análisis indican el número total de viajes, por tipo y modalidad, generado en cada zona, así como la distribución de esos viajes entre otras zonas del área de estudio. Esta última es útil para aplicar los factores de crecimiento y en el uso de modelos de distribución de viajes para proyecciones de la demanda. Tam­bién habrá que saber el propósito y la hora del día para cada agrupación de viaje y modalidad.

Se ha explicado el empleo de cuestionarios en términos de los viajes que realizan las personas. Otros estudios semejantes, con entrevistas en oficinas y talleres, permiten obtener los datos en cuanto a origen, destino, volumen y medio de transportación de la carga que remiten y reciben las industrias y las casas comerciales. Sin embargo, esos establecimientos con frecuencia se muestran renuentes a proporcionar información. A veces es posible recurrir a las cámaras de comercio para obtener la cooperación de las empresas renuentes y conseguir algunos datos. En ciertas circunstancias hará falta el concurso de la ley para lograr la información que se requiere.

La entrevista domiciliaria ofrece únicamente un corte transversal en el tiempo. No hay continuidad; de manera que es preciso elegir cuidadosa­mente el momento de la encuesta. La generación de viajes puede variar con el día de la semana o con el mes del año. Habrá que escoger un periodo verdaderamente típico. Por ejemplo, una encuesta que se realice durante una huelga en la industria principal de la localidad dará una muestra engañosa.

Cordones y Estaciones de Recuento

El volumen total de tránsito que entra o sale de un área, ciudad o región se puede saber rodeando el área con en­trevistadores y registradores que anotan, recurriendo a preguntas y obser­vaciones, el número, clase, propósito, origen, destino, medio, etc., de todo el tránsito que entra al área o sale de ella. Prácticamente los acordonamientos se limitan por lo general a unos cuantos puntos clave: puntos de intercambio en el caso de los ferrocarriles y trenes de servicio local rápido; aeropuertos, estaciones de ferrocarril y de autobuses para los pasajeros que llegan a la ciudad o salen de ella; calles o carreteras princi­pales, en la orilla del área, para controlar el tránsito de vehículos, y las en­tradas y salidas de puentes y túneles. Se puede entrevistar a cada persona que cruza a pie y a cada conductor de vehículo (o a cada quinta o décima persona o vehículo, dependiendo del tamaño de la muestra que se desea). Los registros de las estaciones de verificación de pesos establecidas por las patrullas de caminos han servido también como puntos de control.

En la misma forma se han distribuido estaciones de clasificación a lo largo de cualquier serie de rutas a fin de contar el volumen y clase de tránsito que circula entre dos puntos de la línea. Así se puede obtener el flujo, entre dos áreas de la ciudad o entre dos secciones adyacentes de la ruta, dos comunidades, dos estados o dos regiones. Habrá que hacer ajustes por el tránsito que se origina y termina entre dos estaciones.

El procedimiento se facilita con frecuencia (y se obtiene información más detallada) dividiendo un área extensa en áreas más pequeñas y ano­tando el flujo que ocurre entre las sub-áreas. Una ciudad se puede dividir en zonas por medio de cuadricula, así como en cuadrantes o sectores. Lo ideal es que predomine la división por zonas, basada a menudo en la pre­sencia de escuelas locales u otro centro de actividad del uso del suelo, o determinada mediante límites geográficos. En las ciudades muy grandes las divisiones pueden ser arbitrarias empleándose un sistema de cuadricula en que cada zona se numera para facilitar el procesamiento por compu­tadora. La cuadrícula de medio kilómetro (las líneas se trazan a intervalos de un kilómetro) ha resultado muy útil.

RECOPILACIÓN DE DATOS: ESTUDIOS DE ORIGEN‑DESTINO Rating: 4.5 Diposkan Oleh: Ing. Civil

0 comentarios::

Publicar un comentario